viernes, 20 de junio de 2008

La visión amplia de Dios

"…Alza ahora tus ojos y, desde el lugar donde estás, mira al norte y al sur, al oriente y al occidente. Toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu descendencia para siempre" (Génesis 13: 14-15)


La Biblia dice que "Abram era riquísimo en ganado, y en plata y oro". No hay nada malo que Dios lo bendiga a uno; si va administrar eso para la Gloria de Dios, y el servicio al prójimo como lo hizo Abram, además este hombre de Dios, era sabio y prudente, al ver que había constantes altercadas entre sus pastores y los de Lot, decidió separarse.

Que irrespetuoso y qué falta de visión que tuvo Lot, era sobrino de Abram. No dejó que su tío escoja primero; se apresuró a tomar según él, la tierra próspera, sin meditar en que clase de vecinos tendría.

Lo cierto es que Dios cumple su promesa y bendice a su siervo Abram, y le dice "Alza tus ojos y mira…" Es que la mirada de Dios es diferente a la nuestra. Dios mira con profundidad, su visión tiene un gran alcance. Es que cuando "miramos como Dios mira, nuestros horizontes se amplían".

Dios quiere bendecidnos, para eso demos pasos de fe. Dios tiene planes grandes para tu vida; pero tienes que dar pasos de fe y de obediencia a su Palabra. Si quieres tener grandes visiones, confía en tu Dios que es Grande.

Abram después habitó en el "encinar de Manre" y edificó un altar a Jehová. Adora al Señor y sé agradecido por las bendiciones que te da.

Ahora, planifica con fe y con visión, a largo y a corto plazo, mira la meta y las estrategias a usar, considera el presupuesto, las personas, como ejecutar y evaluar las acciones a tomar.

Señor te alabo, por la vida, por el trabajo, por la familia, por tus bendiciones diarias en Cristo Jesús.

"Mi Tiempo con Dios"

1 comentario:

Rubén dijo...

me parece que es un tema, el de la conciencia limpia, de suma importancia para la vida cristiana. ¿cómo seráne scuchadas nuestras oraciones sin una conciencia limpia? ¿como podremos interceder por alguien?, en fin, como podremos ver a Dios si no somos limpios de corazón, es casi impensable una relación sana con Dios si ese ingrediente no está. Que implica la conciencia limpia, como bien dices, el arrepentimiento, la práctica de la misericordia, el perdón, el amor al prójimo, etc la base de la vida cristiana, sobre la cual se contruye nuestra vida.

Me gustaría poder invitar a todas y todos a visitan un blog cristiano quie acabo de subir a la red:
http://en-el-principio-era-el-verbo.blogspot.com/

la idea es que puedan participar del mismo, o simplemente leer y difundirlo a quienes necesiten (en realidad todos la necesitamos) una palabra de Dios en este Tiempo.

me despido fraternalmente y espero sus visitas

gracias

Rubén