martes, 15 de abril de 2008

Promesas finacieras y la Palabra de Dios

“Dad y se os dará. Medida buena, apretada, remecida, desbordante caerá sobre vuestro regazo” Lucas 6:38

Las Escrituras hablan mucho acerca de dinero y nos dirigen constantemente a un paralelo entre el dar en las finanzas y el sembrar. Cuando damos financieramente a la obra de Dios es semejante a sembrar una semilla y cuando recibimos financieramente de Dios es semejante a recoger una cosecha.

Debajo, tenemos una lista de varias escrituras basadas en el dinero y un tema predominante que recorre a todas ellas es que, por cada vez que se menciona dar en lo financiero – esas escrituras mencionan el recibir finanzas y bendiciones muchas más veces.

Dar financieramente es nuestra responsabilidad, enviar bendiciones financieras es responsabilidad de Dios y cuando las Escrituras hablan mucho más de recibir que de dar, demuestra que Dios toma el bendecirnos muy seriamente.

Lucas 6:38 Dar

  • Se os dará
  • Una buena medida.
  • Apretada.
  • Remecida.
  • Rebosante
  • Caerá sobe vuestro regazo.

2 Corintios 9: 6-8

Aquel Que Siembre Generosamente, Segará También Generosamente.

  • Dios puede abundar toda gracia en ustedes.
  • De manera que en todas las cosas
  • En todo tiempo
  • Tengan todo lo necesario
  • Abundarán en toda buena obra.

2 Corintios 9:9: El Ha Repartido Sus Bienes A Los Pobres.

  • Ahora, Él, que provee semilla al sembrador y pan por alimento.
  • Suplirá y aumentará tu almacén de semilla.
  • Y aumentará la cosecha de tu justicia.
  • Te enriquecerás en todas las maneras.
  • Así podrás ser generoso en cada ocasión.

Malaquías 3:10 Traed Todos Vuestros Diezmos Al Alfolí

  • Ved, si no abriré las compuertas de los cielos.
  • Y derramaré tanta bendición que no hallarán suficiente lugar donde guardarla.
  • Impediré que las pestes devoren sus cultivos.
  • Y que las vides no pierdan su fruto.

Salmo 112:5

El Bien Vendrá Sobre Aquel Que Es Generoso Y Presta Libremente.

  • Con seguridad nunca será conmovido.
  • El hombre justo, siempre será recordado.
  • No tendrá temor de malas noticias.
  • Su corazón está firme, confiando en el Señor.
  • Su corazón está seguro.
  • No tendrá temor.
  • Al final verá derrotado a sus adversarios.
  • Repartirá sus bienes a los pobres.
  • Su justicia permanecerá para siempre.
  • Su poder será exaltado con honor.

Vemos entonces en las Escrituras reseñadas, por cada vez que dar es mencionado, hay muchas más referencias a recibir; lo cual confirma la ilustración bíblica de la siembra y la cosecha como aplicación a nuestras finanzas. Considerando que hay más referencias a recibir que a dar, ¿no nos demuestra esto cómo el corazón de Dios late por honrarnos como lo honramos nosotros a El?

¿Por qué no mirar nuevamente en los versículos mencionados, y observar las referencias a dar y las muchas referencias a recibir, no aumenta esto nuestra seguridad y confianza en la bondad de Dios?