jueves, 21 de mayo de 2009

La bendición de la soltería


El Señor dijo que no le era bueno al hombre estar solo. Pero esto lo dijo después de un tiempo en que Adán pasó a solas y en el que fué formado y bendecido. Hay un tiempo en el que la soltería es buena, y otro en donde debes disfrutar del matrimonio.

Cada vez que pido a un auditórium de personas que aquellos que estén solteros levanten la mano, éstos lo hacen acompañado de gritos. Luego le pido a los casados que levanten la mano y lo hacen acompañado de un rotundo silencio. ¡Pareciera como que están más felices los solteros que los casados! ¡como que el matrimonio les hubiera quitado el gozo de la vida!

El primer soltero de la Biblia

Si tu eres soltero, te tengo una pregunta: ¿Quién fue el primer soltero que menciona la Biblia? Piensa bien por un momento. ¿Habrá sido José? ¿Fue Jacob acaso? ¿Abel? No. Ninguno de ellos. El primer soltero que relata la Biblia es Adán. Recuerda que él estuvo un buen tiempo soltero, cuidando del huerto de Edén y nombrando a cada una de las más de 500,000 especies de animales. Eso le llevó mucho tiempo. Cuando Dios vio lo que había hecho dijo que era "bueno en gran manera" (Gen 1.31). Si ser soltero fuera algo malo, ¿por qué Dios dijo que lo que había creado era bueno en extremo? Si fuera malo ser soltero, ¿por qué nacemos así?

Dios hizo cinco cosas con Adán:

  1. Lo formó.

  2. Sopló en el su aliento de vida sobre él. Sopló de su Espíritu.

  3. Lo estableció en el jardín de Edén.

  4. Lo bendijo y le prosperó, ya que le dio todo árbol deseable a la vista.

  5. Le dio un mandato: “De este árbol no comerás”. Le provocó dominio propio.

Fue hasta después de eso que dijo Dios: “No es bueno que el hombre esté solo”.

Pon atención a esto. Primero lo formó, luego sopló su Espíritu, lo estableció, lo bendijo y le dio un mandato. Solo entonces Dios mismo dice que no es bueno que sigas siendo soltero. Pero cuando el Señor ve un hombre deforme (en sentido espiritual), en la carne, que no está establecido (es decir, inestable), que no ha sido bendecido ni cumple con sus mandatos, el debe decir algo así: “hay mucho por hacer en éste, por lo tanto es bueno que siga soltero”.

Tu conces el resto de la historia: el Señor hizo caer a Adán un sueño profundo, tomó una costilla de él y formó a la mujer. Luego Dios mismo trajo la mujer al hombre, y Adán la tomó por esposa. Nota que Dios trajo a la mujer pero nunca se le declaró a Eva en lugar de Adán. Fue éste quien djo "esta es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Por lo tanto, dejará el hombre a su padre y su madre, se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne". El Señor puede mostrarte y acercarte a tu pareja, pero solamente tu decidirás si la tomas o no. Tu eres quien debe declarársele, no Dios.


La bendición de la soltería

Hay un momento en que es bueno a todo joven estar solo. El grano de trigo debe caer en tierra, quedar solo y morir antes de dar fruto. El problema de muchos es que no saben disfrutar el momento que viven. Si están solteros, se afanan por casarse; si están casados se escabullen como solteros.

Todo es hermoso en su tiempo. Si estás soltero no te afanes por casarte. Disfruta la soltería mientras te dure, pues cuando te cases dejarás de ser soltero hasta que enviudes. No cedas ante la presión social, confía en Dios. Fue El mismo quien dijo "no es bueno que el hombre este solo". No lo pensó Adán, lo dijo Dios primero. Igual es en tu vida. El ha pensado en tu pareja desde mucho antes de lo que tu lo has hecho.

Si tu no aprecias la soltería, entonces tendrás el gran riesgo de casarte por los motivos equivocados: afán, temor al rechazo, vergüenza, rebeldía a los padres, huir de tu casa, etc. Dios no bendice estos motivos, y quienes así lo hacen encuentran problemas en su matrimonio.

La aflicción por ser soltero trae riesgos. Las hijas de Lot creyeron que ya no habían hombres con quienes casarse después que vieron a Sodoma y Gomorra destruirse. Planearon embriagar a su padre y acostarse con el, para tener hijos. De esa unión inicua nacieron las naciones de Amón y Moab, enemigas del pueblo de Dios. El riesgo de estar afligid, es que te puede llevar a tomar desiciones que te lleven a separarte del Señor.

El Señor me habló una palabra muy fuerte para los solteros. El me llevó a 1ra de Corintios 7.32, que dice: "Quisiera, pues, que estuvieseis sin congoja. El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor; pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer."

Nota que dice que los solteros no deben tener congoja o aflicción. Parece ser que los solteros de aquel tiempo sentían lo mismo que muchos sienten hoy. Pero la soltería debería ser apreciada en vez de rechazada, ya que es la edad en al que se puede buscar y servir a Dios como en ninguna otra etapa de la vida. El soltero tiene la oportunidad de cuidar de las cosas del Señor y de cómo agradarlo, pero el casado tiene cuidado de su esposa y busca agradarla a ella, teniendo cuidado de las cosas del mundo. El día que te casas, vienen nuevas aflicciones que te distraen de la búsqueda de Dios.

Por eso el Señor me dijo acerca de los solteros: “Diles que yo entiendo cómo se sienten, pero que ellos entiendan cómo me siento Yo cuando están afligidos por querer tener pareja en vez de estar agradecidos por poder agradarme a mí”. ¿Cómo crees que se siente Dios cuando dices que prefieres agradar a una mujer en vez de aprovechar el tiempo para agradarlo a El?

El Soltero más cotizado

Jesús es el joven adulto por excelencia. El tenía 33 años y era soltero al final de su ministerio., en una época cuando los jóvenes se casaban entre los 15 y 18 años. En proporción, es como que hoy tuviera 45 años aún sin casarse. El no se sintió mal por eso, sino que lo aprovechó. El escogió la edad y el estado civil más apropiado para dedicarse al Padre. Un joven adulto tiene la pasión de un joven pero ya tiene sabiduría. Tiene cierta independencia pero aún aprende. Tiene recursos y pocas responsabilidades. ¡Es una gran época para servir a Dios!

Si eres joven tienes la oportunidad de dedicarte a El todos los días. Por supuesto que los casados pueden hacerlo también. Pero la edad de la juventud es especial para desarrollar tu relación con Dios. Aprovéchala. Agradece a Dios por estar soltero. Recuerda que el mismo Jesús fue soltero. No fue casualidad. El escogió eso para poder dedicarse a servir a Dios plenamente. Ya llegará el día en que te cases. Pero mientras, goza de la vida y de tu Señor.

Por Pastor Rodolfo Mendoza del Ministerio Cash Luna

3 comentarios:

m.ariffer dijo...

Pastor Rodolfo, Gracias, por sus palabras, en lo personal me han llegado al corazón, ya que a mis 27 años me quejo de no encontrar a mi pareja, mi esposo, pero ahora veo que Dios tiene a alguien para mi, pero es necesario tener un proceso.... conocer, amar a Dios, y por consecuencia amarme.

Gracias y Bendiciones.

lizeth dijo...

No me satisface su respuesta... básicamente su propuesta de la vocación de soltería solo es una...y es esperar al matrimonio..es triste hace ya un tiempo busco de que se trata esta vocación y en todas es lo mismo:...esperar y prepararse al matrimonio... de verdad que pena señor, no es mi intensión causar polémica, pero el tema de soltería debe ser mas que esto...la definición de espera solo hace que los solteros se conviertan en "solterones amargados" por no decir que se sienten fracasados...
Adán se casó, luego no fue vocación de soltero.
Jesús se dedicó 100% a su ministerio luego su vocación fue de religioso...pero realmente que es la soltería??? y con eso me refiero a la gente que no se casa, que no es su destino...realmente de que se trata esta vocación?

mis sinceras disculpas pero de verdad que no entiendo.

josé de jesús gonzález rosas dijo...

La vocación de solteria se basa en el servicio desinteresado a Dios y en favor de la sociedad, renunciando a una consagración como la de las religiosas o al matrimonio. Ese servicio se da en el trabajo cotidiano, predicando el amor de Dios en sus centros de trabajo o estudio, dando testimonio con tu vida haciendo el mejor esfuerzo posible, seas católica (en mi caso) o de otro credo (como el pastor que escribe este artículo, espero no equivocarme)puedes integrarte más activa al servicio de una parroquia o de tu iglesia en algún grupo, viviendo la castidad en la perfecta continencia, aunque sin hacer voto o promesa.